martes, 20 de agosto de 2013

Preparando la llegada del bebé I: ¿Mini cuna?, ¿hamaca? ¡Sí!

En esta entrada voy a hablar de dos de las cosas que más usó mi bebé los primeros meses. Sé que es un tema del que se habla bastante en internet, pero a las mujeres embarazadas primerizas les encanta (a mi me entusiasmaba) leer mil opiniones sobre mini cunas y hamacas, ¿a que sí?

Mini cuna

Yo no decidí comprar la mini cuna hasta una semana antes de dar a luz. Pensaba que sería una tontería comprar otro trasto solo para unos meses y hasta que no se me vino encima el momento no cambié de opinión.
Cuando miraba a mi hijo en la cuna del hospital y lo veía tan pequeñito, tan indefenso en esa mini cunita, supe que había hecho bien, que en la cuna grande ser perdería.
Mini cuna Basic de Interbaby
Además, es que necesitas tenerlo cerca todo el tiempo. Y yo que me pasé casi todo el embarazo creyendo que como nuestras habitaciones están pegadas no me haría falta tenerlo a mi lado. Ja ja ja.
Por eso, la otra gran ventaja de la mini cuna es que la puedes mover fácilmente por toda la casa. Durante el día la teníamos en la planta de abajo y por la noche la subíamos fácilmente a nuestra habitación.
El único inconveniente es el tiempo. Mi príncipe la estuvo usando hasta los cinco meses más o menos. Eso sí, al menos la nuestra (la de la imagen), se pliega muy fácilmente y queda muy plana, así que ocupa poco espacio. Trae un juego de sábanas con relleno nórdico incluido de serie que es muy práctico; la sábana bajera va unida con cremallera a la funda nórdica, así queda bien tapadito. También incluye el colchón y la funda para guardarla cuando ya no la uses.
La compramos en Tienda para mi bebé, lo comento porque nos trataron súper bien. En el pedido les indiqué que era urgente porque me faltaba muy poco para salir de cuentas, que si había cualquier problema me avisaran. Me llamaron rápidamente y concretaron el día de entrega conmigo. Además, por lo menos el año pasado, era la tienda donde salía más barata.

Hamaca

La hamaca, sin embargo, si tuve bastante claro que la iba a comprar. El bebé (hablamos de los primeros meses, cuando ni siquiera gatea), si no está en los brazos y está despierto, bajo mi punto de vista, no puede estar todo el santo día en la cuna. Ahí bocarriba, aburrido viendo el techo. 
Nosotros optamos por la hamaca i-feel de Chicco
Al principio, da cosa ponerlo ahí, casi a la altura del suelo tan pequeñito. Pero luego, cuando lo pones, te das cuenta de que está muy a gustito. Yo lo ponía algunos ratitos, cuando estaba despierto y no estaba  dándole el pecho. Le gustaba mucho el balanceo y también la música y la lucecita que traía incorporadas. Él interactuaba mucho desde su hamaquita. 
Eso sí, que nadie se espere que el bebé vaya a estar mucho rato. No se trata de que esté ahí solito por horas, si no de que esté el tiempo que él esté a gusto y contigo cerca para te vea y le puedas hablar de vez en cuando.
Parece que fue ayer cuando lo sentaba en su hamaquita. A veces, le conectaba el iPod con música clásica mientras jugueteaba con su Doudou y sonreía.
La guardamos cuando cumplió los seis meses.

Resumiendo...

Hay muchísimos modelos en el mercado tanto de hamaca como de mini cuna. En nuestro caso, yo opté por colores neutros y diseños sencillos. Para mí es muy importante que las cosas del peque se integren lo más posible en la decoración de la casa.
Tanto la mini cuna como la hamaca son cosas que el bebé va a usar poco tiempo, eso está claro. Depende del bebé, los usará de los cuatro a los seis meses como máximo. Más o menos a esa edad es cuando sus movimientos y su peso hacen que ya no sea seguro el uso ni de la hamaca ni de la mini cuna. 
Son dos "muebles" que no son indispensables, hay padres que los compran y padres que no. 
Yo no sé que hubiera hecho sin ellos, para mi fueron unas compras estupendas. Además, ahora están esperando en el trastero a que nazca mi sobrina para volver a ser usadas. Punto positivo extra para mi hermana, que no va a tener que comprarlas.

2 comentarios:

  1. Hola, aquí estoy de madrugón (insomnio, jaja) leí el post el otro día desde el móvil y me pareció superinteresante... Esta bien conocer las opiniones de las que ya sois madres, así el día que me quede embarazada no compraré todos los cacharros habidos y por haber, que es algo que dicen que es muy común en primerizas y que luego se usan cuatro cosas y el resto abandonados... Yo la verdad lo del moisés nunca lo he entendido, siempre he pensado que eso era para viajes y tal pero si todas lo usáis será por algo... es verdad que al nacer son enanos y igual la cuna les sobra por todas partes.
    La hamaca me parece un buen invento para ponerlos mientras están despiertos

    Un beso Cristina!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Yo también tengo noches así... Yo la verdad es que me pensé mucho lo que compré. No quería llenarme de cacharros inútiles y creo que de momento, lo estoy consiguiendo. Lo mejor que podemos hacer es esto, informarnos..., además ¡es divertido!
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar