martes, 10 de septiembre de 2013

Preparando la llegada del bebé II: La ropa


En general, cuando nos quedamos embarazadas, las mujeres solemos emocionarnos con todos los preparativos para el bebé.
Está en nuestra genética. Es casi una necesidad. ¡No lo podemos evitar!
Yo, además, soy una loca de las compras.
Cuando me quedé embarazada supe que iba a tener que hacer un uso extra de mi "poder" de autocontrol.

Desde que gané mi primer sueldo a los dieciséis años, he ido aprendiendo (a base de palos al principio) a administrar el dinero.
Soy de las que prefiere un buen par de zapatos o un súper bolso a muchos normalitos.
Me ha costado lo mío, pero más o menos (gracias a la influencia de mi ahorrador marido), soy capaz de ceñirme a un presupuesto.

Sorprendentemente para mí, no fue muy difícil controlarme en mis primeras incursiones en las tiendas de ropita infantil.
¿Por qué?
Pues por que un bebé en su primer año de vida pasa por unas cinco tallas de ropa diferentes. Es el año de mayor y más rápido crecimiento en la vida humana, nunca más volveremos a crecer tan rápidamente.
Además, la ropa para recién nacido es un poco limitada en variedad. 

Por eso tenemos que pensar al dedillo lo que compramos, para aprovecharlo todo lo máximo posible sin que nuestros bebés parezcan payasetes.
Yo nunca he llevado a mi hijo con ropa más grande, vestirlos con dos tallas más es incómodo, ridículo y horroroso. Pienso que eligiendo bien y anteponiendo la calidad a la cantidad también se puede ahorrar.

Mini guía para los dos primeros meses (más o menos)

Qué ropita comprar antes del nacimiento

En los últimos meses de embarazo, hay que tener en cuenta el peso del bebé en las ecografías, aunque tampoco puedes fiarte al 100 %.
A mi me pronosticaron que iba a tener un bebé de 4,5 Kg y mi niño, al nacer, pesó 3,5 Kg. No soy yo sola, por lo visto es algo bastante generalizado no acertar el peso del bebé. Aunque tampoco hay que desecharlo del todo, no deja de ser una guía.

Mi consejo es que antes de nacer el bebé, sólo se compre ropa para los primeros dos meses más o menos como máximo. No sabes como va a ser tu hijo, por lo tanto, es mucho mejor esperar a que nazca y comprar más cuando lo necesite.

El término primera puesta no me convence. Yo lo interpreto como la ropita que vamos a llevarnos al hospital. Y eso es algo que va totalmente por cuenta de las preferencias de cada una y que es bastante secundario.
Yo no compré ropa especialmente para eso, de lo que tenía me llevé lo más pequeñito y lo que me apetecía. Eso sí, me llevé variedad para poder escoger.

En cuanto a las cantidades a comprar de cada cosa, es una cuestión muy personal.
Desde mi experiencia, es importante tener bastantes recambios de bodis y partes inferiores. 
Los recién nacidos hacen caca muchísimas veces al día. Unas seis u ocho o diez, depende del tipo de lactancia y el número de tomas, una locura. Y cada día, en una o varias de esas veces se acaba manchando la ropa, aunque el pañal esté perfectamente colocado y se lo cambies en seguida. 
Había días en los que le llegaba a poner tres bodis diferentes...

Es muy importante que todo lo que toque la piel de nuestro recién nacido sea de algodón suave. Yo prefiero tener cinco bodis de calidad que cuando los lavo quedan que casi no necesitan plancha a tener  diez que queden duros al tacto.

Hay que lavarlo todo con jabón y suavizante hipoalergénico, ya sea a mano o a máquina. De hecho, como mi peque tiene piel atópica, sigo haciéndolo.

Obviamente, cuando hablo de tallas me refiero a recién nacidos de tamaño estándar.
Hay muchas marcas que hacen tallas de prematuro, pero claro, suelen ser compras de última hora, ya que no se suele saber que vas a tener un hijo prematuro, salvo en contados casos.
A los bebés grandotes la talla 0-1 ni les cabe, así que pasan a la siguiente o incluso algunos a la de 3-6. No queremos que parezcan payasetes pero tampoco tiene que apretarles nunca la ropa.

Talla 0-1 Es la que va a usar entre el primer y el segundo mes, más o menos.
Talla 1-3 Es la que usará a partir del primer mes o antes si es un bebé grandote.

Si nace en Verano
Uno de los factores a tener en cuenta a la hora de vestir al recién nacido es es tipo de lactancia que va a recibir.
En mi caso, con la lactancia materna, considero que hace falta menos ropa, sobretodo los primeros días o semanas. Mi bebé y yo salíamos sudando todo el tiempo...

En casita
Bodis de manga corta que se abrochen por delante. Evitar todo lo posible las prendas que haya que pasar por la cabecita. Es muy incómodo, para ellos y para nosotros, que no sabemos ni como cogerla casi.
Ya está. 
Jajaja, era broma.  Pero casi que es verdad. Para estar en casa fresquitos en los días calurosos es lo mejor.
Calcetines. Sobretodo blancos, que son los que combinan con todo. Antes de comprar un pack de esos en los que vienen de varios colores, pensar bien si hay algún color que no vais a usar. ¡Puede salir más a cuenta comprarlos sueltos! No entiendo porqué las marcas ponen un calcetín gris oscuro en un pack para recién nacido, claro que para gustos los colores.
Gorritos de algodón. Lo suyo es comprar dos porque el que se le pone primero se suele manchar con los restos de sangre y tejidos del parto. A mi peque solo se los puse los dos primeros días de estar en el hospital.

Polainas y camisetas. Las polainas (pantalones con pie) sólo las usó en el hospital. Fueron una recomendación errónea de mi querida madre. Me sobraron para montar un mercadillo. Menos mal que las compré enormes y se las pude poner en octubre para estar por casa. Sea la época que sea, para el hospital son un básico, pero con moderación.
Las camisetas de manguita corta, ¡vigilar el cierre!.
Pijama de manga corta. Depende del calor que haga por las noches. Mi hijo (que nació a finales de agosto) dormía divinamente con uno puesto y tapado con una sábana hasta finales de septiembre. Eso sí, mirar que se abrochen por delante también.


Para pasear
Muselinas. Para mí han sido y siguen siendo un básico. Bien dobladitas no ocupan nada en el bolso y sirven absolutamente para todo. Para cubrirlo del sol, para taparlo del fresquito, por si prefieres cubrirte cuando le des el pecho, etc. Y son tan monas.

Camisetas y pantalones suaves y sencillos. No hay que tener miedo de que sean de manga corta, ¡los recién nacidos también tienen calor! Si refresca siempre se le puede tapar con una monísima muselina.

Vestidos. Si es niña, y no es muy pequeñita (suelen ser difíciles de encontrar en las primeras tallas) obviamente necesitará un precioso vestidito de esos que llevan cubre pañal a juego.
Monos. Son camiseta y pantalón o camiseta y falda en una sola pieza. De lo más cómodo, no se mueve la ropa, como tienen automáticos se desviste al bebé súper fácil para el cambio de pañal... El único inconveniente es que no hay una gran variedad en el mercado a precios económicos, por lo menos para niño. Aunque en realidad, hay que tener en cuenta que con esta prenda vistes al bebé al completo. 
Yo soy mono adicta, la pena es que me estoy dando cuenta de que a partir de la talla de dos años ya no los hacen...

Si nace en Invierno
Bueno, si nace en invierno, yo creo que pensamos que es más fácil, se trata de añadir ropa, ja ja ja.
Una enfermera me dijo que los recién nacidos toleran mejor el frío que el calor. Y es verdad, así que hay que procurar no súper abrigarlos demasiado.

Para casita
Bodys de manga larga. Para llevar debajo de la ropa. Si nos encontramos en otoño o en primavera, también pueden usarse los de manga corta. Yo nunca se los pongo de camiseta porque no me gusta como queda el pantalón encima, a lo Julián Muñoz.
Pijamas. Mi peque de recién nacido no se movía absolutamente nada mientras dormía, solo giraba la cabecita y movía un poco los brazos. Pero hay bebés que tan chiquitines se mueven mucho y se empiezan a destapar, así que hay que tenerlo en cuenta.
Si aún no hace mucho frío, con los de algodón normal es suficiente. Cuando el invierno ya aprieta los de terciopelo son geniales. Eso sí, yo siempre le ponía un bodi debajo, por si sacaba mucho los bracitos hacia afuera o se destapaba un poco.
Para salir
Camisetas, jerseys y pantalones. Lo más importante es la suavidad y la comodidad. Depende de la época, se le puede poner un conjuntito de punto o uno de lanita. O depende del gusto de cada una, camiseta y tejanos (forraditos de algodón por dentro, que si no pueden marcar o rascar su piel), pantalón de chándal o polainas de punto...

Monos. Para niña y para niño, como ya he dicho antes, son súper mega cómodos. Además, hay mucha más variedad en manga larga que en manga corta. Se encuentran mucho más fácil en las tiendas.

Gorros calentitos. Es muy importante que les tapen bien las orejitas. Los bebés cogen muchas otitis por no llevarlas bien tapadas, según nos dijo nuestra enfermera, yo no tenía ni idea. Mi peque las ha llevado muy bien tapaditas siempre y nunca ha cogido una.
Bufandas y manoplas. Depende del bebé. A mi peque no le molestaba la bufanda pero las manoplas no le molaban mucho... Se las ponía cuando se dormía en el carrito, je je.
Chaquetas y abrigos. Esta es una prenda que es muy importante que SI le vaya un poco más grande, si no, ponérsela (con dos capas de ropa debajo) puede convertirse en una tortura para el bebé. No compréis ninguna de la talla 0-1, ¡son pequeñísimas! Lo mejor para un recién nacido es la talla 1-3 meses o si el fabricante talla pequeño incluso la talla 3-6 meses.
Hay  que tener mucho ojo con las mangas, algunas las hacen extremadamente estrechas.
También, vigilar que las cremalleras corran bien y que el final esté protegido para que no les roce la piel. Muy importante: aunque estemos en invierno, es importante no agobiar al recién nacido con muchas capas de ropa. Es incómodo para todos.
Buzos: Creo que si no se vive en un entorno muy frío no hacen falta. En el capazo del carrito con la capota echada, con el abriguito, el gorro y bien tapado con una mantita van súper calentitos. 
Estoy pensando que a lo mejor, las mamás que sólo portean y que no usan carro nunca puede que sí los recomienden, ¡a ver si alguna nos saca de dudas!
Supongo que las famílias esquiadoras los usarán, pero más adelante, no creo que se lleven al recién nacido a la nieve, je je.
Cuando las tallas 0-1 y 1-3 ya no le sirven, pasaremos a la siguiente, la de 3-6. 
Valorando el tamaño y el peso de nuestro bebé, será la hora de ampliar su guardarropa. 
A partir de entonces, encontraremos más variedad en las tiendas y la ropa será más de bebé, porque nuestro bebé ya no es un recién nacido. 

2 comentarios:

  1. Hola Cris!!! ¿qué ha pasado con el blog? Con lo que me gustaba!!! ¿Todo bien?

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Nice post sobre ropa de bebé. Gracias por los diferentes productos con detalles ...

    Saludos,
    ropa de bebé

    ResponderEliminar